Los violines eléctricos son instrumentos equipados con una salida electrónica de sonido. En este artículo vamos a profundizar en qué es un violín eléctrico y vamos a ver un reportaje que muestra cómo se hace este instrumento.

La principal diferencia entre un violín eléctrico y un violín acústico es que éste necesita de la caja de resonancia para sonar, mientras que el violín eléctrico precisa de sistemas de amplificación eléctricos. El hecho de no depender de la caja de resonancia permite que el constructor tenga más espacio para la creatividad y el diseño.

De hecho, los violines eléctricos también se construyen de manera artesanal, aunque tienen sus peculiaridades, entre otras cosas, debido a que es necesario entender bien el proceso de electrificación y, además de hacer un buen diseño y una buena construcción, hay que seleccionar unos elementos electrónicos adecuados.

Violín eléctrico
Imagen: Raquel G. Cabañas, Flickr

Aunque el trabajo de construir un violín eléctrico es mucho menor que el de construir un violín acústico, esto no significa que no tenga un proceso de elaboración delicado. En cualquier caso, no todos los violines eléctricos se construyen de forma artesanal –como también ocurre con los acústicos-, sino que es posible mecanizar el proceso para abaratar costes en el caso de instrumentos de gama básica.

La construcción de violines eléctricos ha tenido un gran desarrollo, sobre todo debido al hecho de que está surgiendo nueva música y nuevos estilos. Esto hace necesario seguir avanzando e innovando en la fabricación de estos instrumentos, y más teniendo en cuenta el valor de espectáculo que puede llegar a tener una actuación en directo.

Cómo se hace un violín eléctrico

En el siguiente vídeo vemos, a grandes rasgos, cómo se construye un violín eléctrico de forma artesanal.