Desde el momento que compramos nuestro primer violín debemos tener muy presente cómo cuidarlo. Cuidar el violín y el arco es fundamental para que nos duren mucho tiempo en perfectas condiciones, pero también para conseguir de ellos el máximo rendimiento.

En este breve videotutorial veremos lo que debe saber un principiante para cuidar y mantener su violín y su arco en perfectas condiciones.

Aunque pueda parecer evidente, para cuidar el violín y el arco es muy importante mantenerlos limpios y protegidos. Guardar el violín y el arco después de su uso, limpiar el instrumento y la vara del arco con un paño de microfibra sin utilizar ningún producto o destensar el arco después de tocar para que no se tuerza la vara son algunas de las precauciones que conviene tener.

También es importante controlar la temperatura y la humedad de la habitación donde habitualmente están el violín y el arco. Suele ser suficiente con evitar colocar el instrumento cerca de una fuente de calor o frío (como un radiador o un aparato de aire acondicionado) y, en épocas de mucha sequedad, colocar un humidificador en el estuche del violín o incluso en el propio violín.

Es bastante habitual encontrar violines con una capa blanquecina bajo las cuerdas en la zona donde se toca. Esta capa blanquecina se forma con el polvo de la resina queda va cayendo poco a poco del arco. Limpiar la resina que cae en la tapa del violín una o dos veces al mes es fácil y no lleva mucho tiempo. Pero cuando esta capa se acumula hay que acudir a un luthier para que realice una limpieza a fondo. El trabajo no es difícil, pero sí un poco laborioso, ya que hay que, entre otras cosas, requiere desmontar el instrumento y utilizar productos especiales.