A la hora de plantearse dónde comprar un violín de segunda mano surge la idea de buscar en Internet, a ver qué encontramos. Pero comprar online un violín de segunda mano no resulta tan sencillo como pudiera parecer.

Existen muchos portales de anuncios clasificados donde encontrar anuncios de violines de segunda mano en venta. A pesar de que suelen ser portales generalistas, algunos de ellos tienen secciones especializadas en instrumentos musicales. Que haya secciones especializadas en instrumentos musicales en portales de anuncios clasificados es muy interesante porque supone un centro de referencia donde es posible encontrar una oferta variada y donde poder contrastar y comparar productos y precios. Encontrar un anuncios de venta de violines en un foro de coches, por ejemplo, no sólo indica poca seriedad, sino que puede tratarse, por ejemplos, de anuncios falsos o spam.

De todos modos, no es lo mismo comprar online un violin de segunda mano para un principiante que para un alumno avanzado o para un estudiante de nivel profesional. Por lo general, comprar un violín básico de segunda mano online no suele compensar el esfuerzo realizado. Sin embargo, para violines de nivel superior pueden encontrarse buenas oportunidades.

Uno de los inconvenientes que tiene la búsqueda de violines de segunda mano a través de anuncios clasificados es la validez del anuncio. No se trata sólo de que la información sea más o menos veraz, sino también de actualidad, ya que los vendedores no suelen volver a los anuncios que publicaron para anularlos o modificarlos cuando su instrumento se ha vendido.

Hemos creado la siguiente lista de consejos para facilitar y optimizar la búsqueda de anuncios clasificados de venta de violines en Internet.

Consejos para comprar online un violón de segunda mano a través de anuncios clasificados

#1: Selecciona anuncios con varias fotos, en las que se vean todas las partes el violín

Un buen anuncio clasificado debería mostrar la parte de adelante y la parte trasera del violín completas. Si en el anuncio se indica que el instrumento incluye algún accesorio, como estuche o arco, estos deberían verse también completos. El estuche debería de estar fotografiado abierto y cerrado, y el arco debería verse completo.

#2: Observa que la descripción se corresponde con la imágenes ofrecidas en el anuncio

A veces se utilizan imágenes encontradas por Internet para anunciar un producto. Puede que el modelo y la marca se correspondan, pero eso no significa que el instrumento anunciado sea el de las imágenes. Para ello es importante fijarse que las fotos sean caseras, sin modificar. Normalmente la gente suele fotografiar sus violines junto a otros elementos o colocados en el mobiliario de su casa para que se vean mejor. Puede que estas fotos no sean muy artísticas, y en algunos casos resulten horrorosas, pero son las mejores fotos, porque demuestran que las fotos son auténticas.

#3: Céntrate en los anuncios en los que se indique un número de teléfono

Es mucho más rápido contactar por teléfono que por email, de eso no hay ninguna duda. El contacto se puede realizar en el momento de realizar la búsqueda (siempre y cuando sea una hora adecuada). Esto permite verificar la disponibilidad del producto, solucionar dudas y decidir si ese instrumento se quiere probar o no, e incluso concertar una cita o  comprar directamente. Si nos dedicamos a enviar decenas de correos electrónicos es probable que algunos tarden en contestar y que olvidemos los detalles de cada instrumento.

#4: Busca violines en tu ciudad o alrededores

Es preferible buscar instrumentos en tu entorno para poder ver y tocar el instrumento antes de adquirirlo. Esto favorecerá también que puedas pedirle a alguien entendido de confianza que revise el violín, e incluso podrás comparar con otras opciones.

#5: Si no puedes ver y tocar el instrumento antes de pagarlo asegúrate que puedes devolverlo si no te satisface

Puede ocurrir que el instrumento que te interesa no está en una ciudad cercana. Si es así, asegúrate de que el vendedor te da garantías de devolución si el violín no te satisface. Esto se supondrá algo de papeleo, guardar bien todas las comunicaciones, guardar el resguardo del pago, procurar que todo quede por escrito y, por supuesto, asegurar el violín. Evidentemente para un violín de estudio no te va a compensar, pero cuando vas a gastarte una cantidad importante y te interesa lo que has encontrado este consejo puede serte muy útil.

#6: Pide referencias del violín y facturas de compra y/o reparaciones

Si vas a comprar un violín de segunda mano es porque quieres ahorrarte un buen dinero. Saber cuánto cuesta ese violín nuevo, en qué condiciones fue entregado, qué reparaciones o restauraciones ha necesita, quién lo ha manipulado, entre otros, te permitirá conocer bien lo que compras. Además, en muchos casos te servirá para cerciorarte de que el instrumento no es robado o de que la etiqueta que muestra es auténtica (en el caso de los violines antiguos).

#7: Que no te den gato por liebre: la etiqueta sólo es un papel

Las etiquetas que muestran los violines en su interior indican la marca y modelo, en el caso de los violines de fábrica, o, en el caso de los violines de luthier, el nombre del constructor y el año. Estas etiquetas se pueden falsificar fácilmente. Por este motivo es necesario que un profesional (o más) certifiquen la autenticidad de los instrumentos. Algunos violines de constructores importantes van acompañados de su certificado. Pero otros mucho no. Esto no significa que no sean auténticos, pero es importante verificarlo.

Un ejemplo muy típico es el de los violines con etiqueta Stradivarius que se pueden ver en muchos portales de anuncios y subastas. Se han construido muchos violines de estudio que ni siquiera son una copia aproximada utilizando como anzuelo el nombre de este famoso luthier. Probablemente no haya ningún luthier que, tras verificar que lo que tiene ante sí no es más que una mala copia o un violín de estudio, no haya tenido que ver la cara de indignación y/o frustración de alguien que haya ido a su taller con uno de estos instrumentos.

#8: Un violín no vale más sólo por el hecho de estar usado

Algunos instrumentos de calidad adquieren valor con los años, muchas veces por el hecho de tratarse ser obra de un luthier renombrado (lo mismo pasa con las obras de arte). Pero esto no significa que un violín nuevo de fábrica (probablemente de origen chino) que alguien compró por 500 euros valga 750 después de 5 años de uso, aún en el caso de que esté impecable.

#9: Valora los anuncios que indiquen que el violín ha sido revisado por un luthier

Pero recuerda que las palabras se las lleva el viento: si el luthier ha revisado y puesto a punto el instrumento pide ver la factura o la nota de los trabajos realizados y quién ha sido el responsable de esos trabajos.

#10: Desconfía de los «chollazos del siglo»

En algunas ocasiones encontramos anuncios en los que se nos ofrece un violín con un descuento del 30% o incluso del 50% sobre su precio de mercado. El precio de un violín es algo muy subjetivo, y una tasación bien hecha suele ser trabajo de un profesional. Aunque pueda parecer muy sugerente, este tipo de ofertas no son reales, sino una artimaña (que funciona muchas veces). Esto conduce a una especie de especulación que suele esconder un mercado sumergido de compraventa de violines de dudoso origen.

#11: Comprar un violín de segunda mano no significa necesariamente que éste sea viejo o antiguo

Por último, destacar que un violín de segunda mano no tiene por qué estar estropeado o parecer viejo. Tampoco es un mercado reservado a instrumentos antiguos. A veces se juega con estos conceptos para intentar sacar más dinero por los instrumentos o justificar su estado. El comprador debe valorar el estado de conservación del violín en función de su edad y su origen.

Del mismo modo, que el violín sea de segunda mano no quiere decir que no pueda presentarse limpio y bien montado. Para valorar el estado de un violín es importante que esté limpio para poder ver bien el barniz, las posibles grietas o marcas o los desgastes. Además, no podremos valorar su sonoridad si el violín tiene las cuerdas rotas o no tiene puente y/o alma.

comprar un violin de segunda mano