Uno de los principales problemas con los que se encuentran los violinistas principiantes, o incluso algunos un poco más avanzados, es que desconocen cómo afinar su violín. Afinar el violín requiere práctica, paciencia y un buen oído, al menos si se utiliza el método que emplean los profesionales. Pero existen otras formas más sencillas de afinar el violín que no requieren ni tanta práctica ni tanto desarrollo del «oído musical».

Podríamos decir que existen tres formas básicas de afinar el violín. Por una parte, está lo que llamaremos la afinación profesional, que se realiza de oído por quintas justas. Por otra parte, tenemos lo que podríamos denominar afinación con afinador, la cual realizaremos con ayuda de un afinador eléctrico, el cual nos indicará, mediante una aguja, si nuestra cuerda está afinada, si está aguda o está grave. Existe un último método para afinar el violín que llamaremos afinación por unísono, para la cual necesitamos otro instrumento (como un piano, por ejemplo) o aparato simulador  que indiquen el sonido afinado que hay que lograr.

El método más sencillo es el de afinación con afinador, ya que lo único que hace falta es saber el nombre de la nota que da cada cuerda para encontrarlo (o programarlo) en el afinador.

En todos los casos es importante hacer una primera afinación utilizando las clavijas y utilizar los afinadores del cordal para el ajuste final. Cuando el violín no está muy desafinado suele bastar con la utilización de los afinadores del cordal. En cualquier caso, es recomendable que los principiantes y los niños pequeños que se inicien en la afinación utilicen sólo los afinadores. Las cuerdas del violín están muy tensas y se rompen con relativa facilidad si se tensan demasiado.

Cómo afinar el violín con un afinador electrónico

Este método es el más adecuado para principiantes. En el caso de los violinistas más pequeños, los padres pueden aprender a afinar el violín utilizando este método. Además, es interesante saber que para afinar con este método no es necesario usar el arco, ya que se pueden pulsar las cuerdas del violín del mismo modo que las de una guitarra.

Para afinar el violín con un afinador electrónico lo primero que hay que saber es el nombre de la nota que debe sonar en cada cuerda y su denominación en inglés.

En inglés las notas se nombran con una sola letra por orden alfabético desde la. De esta manera, la nota la es A, la nota si es B, la nota do es C, la nota re es D, la nota mi es E, la nota fa es F y la nota sol es G..

Cómo afinar el violín por unísono

Para afinar el violín usando el método del unísono sólo necesitamos un instrumento o aparato en el que podamos hacer sonar las notas que corresponden a las cuerdas del violín: mi, la, re, sol.

Para afinar según este método se necesita tener un buen oído para saber cuándo las notas suenan al unísono, es decir, cúando los dos instrumentos están haciendo sonar exactamente lo mismo.

Cómo afinar el violín con el método profesional

El último método para afinar el violín es el que utilizan los profesionales y que deberían de aprender todos los estudiantes de violín lo antes posible, ya que es el único modo de afinar posible cuando se toca en un orquesta o conjunto instrumental.

Para afinar el violín con el método profesional es necesario tener una nota inicial de referencia sobre la que afinar todas las demás. Se utiliza la nota la (segunda cuerda) como nota de referencia, ya que es la nota que se obtiene del diapasón de horquilla tradicional. Para obtener esta nota se puede utilizar un diapasón o cualquier instrumento afinado. La mayoría de los metrónomos digitales tienen una función para emitir la nota la para afinar.